Tecnología RFID

rfid

Tecnología RFID

La automatización juega un papel muy importante en el mundo logístico, los avances tecnológicos han permitido la optimización de tiempos y recursos en los procesos de almacenamiento y distribución de mercancías, simplificando las operaciones y convirtiendo los procesos cada vez más lean.

¿Qué es el RFID?

El RFID o mejor dicho el Identificador de Radio Frecuencia es un sistema completo de almacenamiento y recuperación de datos por medio de etiquetas, tarjetas o transpondedores de radio frecuencia, el cual sirve para identificar cada objeto dentro del almacén y enviar su información a través de ondas de radio. Este sistema mejora en gran medida la seguridad y el control de la mercancía, tanto en el almacén como en el sistema de distribución.

Alguna vez habrás visto en diversos productos o cajas unas etiquetas cuadradas con unas especies de líneas como circuitos, estas etiquetas son los identificadores del sistema RFID.

Los errores humanos son una constante amenaza en la gestión de los inventarios, por tal razón la tecnología RFID busca minimizar este tipo de errores a través de la automatización.

¿Cómo Funciona?

Cada una de las etiquetas incorpora una antena y un microchip con memoria que se lee sin visión directa, algunas cuentan con baterías integradas que permiten una lectura desde hasta treinta metros de distancia. Éstas suelen ser las de mayor coste dentro de la implementación de este tipo de sistemas, y se denominan etiquetas activas.

También existen etiquetas pasivas, las cuales son de bajo coste y  su requerimiento de lectura asciende hasta un metro. Son las de uso general en almacenes y cadenas de distribución.

Cada una de estas etiquetas, sea activa o pasiva, contiene toda la información de los productos que van dentro de la caja a la cual va adherida, datos importantes como el número de serie, los números de lotes, unidades, fechas de fabricación, fechas de vencimiento y demás datos que se utilizan dentro de la gestión del inventario y transporte de mercancías.

No hace falta realizar una lectura directa de cada etiqueta, basta con que el equipo de transporte o la banda transportadora pasen por el campo de acción del lector RFID, este último automáticamente extrae la información de las etiquetas y las envía en formato digital a la aplicación que la registra.

Existen etiquetas más poderosas para los transportadores logísticos, de manera que permite identificar dónde está determinado producto en cualquier parte de la cadena de suministros, algo así como un GPS.

Convivencia junto con el UPC  Code

La ventaja de este tipo de sistemas es que permite la convivencia con las etiquetas de códigos de barra o UPC CODE, de tal manera que si algún proveedor o cliente no cuentan con el sistema RFID, puede identificar los productos o mercancías a través de sus códigos alternos. Se debe aclarar que el proceso se vuelve manual en vista de que la lectura se debe realizar código por código.

Cada etiqueta RFID cuenta con un código único e irrepetible, lo que asegura una adecuada trazabilidad de la mercancía durante cada etapa de la cadena de suministros. Después que finaliza el ciclo, muchas etiquetas son regrabadas con el objetivo de poder ser reutilizadas.

Muchos son los beneficios que se pueden obtener con la tecnología RFID: tiempo, optimización de procesos y Recursos pueden ser ahorrados con la implementación de este tipo de sistemas. Es recomendable realizar una evaluación de la operación a fin de poder determinar la necesidad real, los puntos de mejora que vamos a obtener versus la inversión a realizar.