Tacógrafos – tipos y usos

Tacógrafos – tipos y usos

A los efectos de optimizar el transporte profesional de grandes volúmenes de mercancías, se ha hecho obligatorio el uso de los tacógrafos. Si tu vehículo es un MMA, tiene capacidad para tres toneladas y media y transporta diez personas o mas, debe por ley matricularse con el tacógrafo. Veamos por qué.

¿Qué son los tacógrafos y para qué sirven?

Los tacógrafos consisten en un aparato que se le instala al vehículo para posteriormente analizar ciertos datos. Lo que en él se registra es la distancia recorrida, la velocidad a la que se ha circulado, el tiempo que se ha demorado en cubrir dichas distancias y los tiempos de descanso de los conductores.

La utilidad de este instrumento consiste en recopilar y controlar los datos para la posterior elaboración de gráficas. El cometido final consiste en mejorar los procesos para optimizar los resultados, tanto para el capital humano como para las mercancías.

Tipos de tacrógrafo

Este dispositivo tiene una versión analógica y una digital. Las diferencias entre ambos son abismales.

  • Analógico: el conductor debe completar una hoja por día. En ella registrará todos los datos que la ley exige, los cuales son los que mencionamos anteriormente: velocidad, distancia recorrida y tiempos de descanso. Estas hojas pasarán a formar parte de un registro que tendrá que almacenarse durante un año, dado que las autoridades pueden requerir inspeccionarlas hasta esa cantidad de tiempo.

España es el líder mundial en el transporte por carretera, descubre por qué.

  • Digital: es notoriamente más práctico y preciso que el anterior. El conductor solo tiene la responsabilidad de llevar la tarjeta de conductor consigo, ya que no debe anotar nada debido a que toda la información queda automáticamente registrada a medida que el vehículo hace su ruta. Al no tener que registrar absolutamente nada de forma manual, se ahorra tiempo que puede ser empleado de otra forma.

Reglamentación del uso del tacógrafo

Si tu vehículo ha sido matriculado a partir del año 2006, será obligatorio que cuente con el tacógrafo digital. En cambio, si lo tenías matriculado desde el año 2005 o anterior a él, podrás continuar conservando el tacógrafo analógico que ya tenías.