El PLAN A y su efecto en el sector logístico

plan a

El PLAN A y su efecto en el sector logístico

El Plan de Calidad del Aire de la ciudad de Madrid y del cambio climático, o también conocido como el “PLAN A”, es una herramienta dirigida a la reducción de la contaminación atmosférica y prevención del efecto del cambio climático. Esta estrategia contiene un marco temporal para el 2020, el cual busca cumplir los objetivos de calidad de aire exigidos por la normativa, y para el 2030 un cambio más exigente que consiste en la transición energética a fuentes más ecoamigables.

Las empresas logísticas deberán poner en marcha un plan de adaptación a las nuevas medidas para combatir el cambio climático. Para el año 2020, las empresas de mensajería o Courier se verán obligadas a realizar una renovación de aproximadamente el 40-50% de toda su flota, para poder cumplir con las demandas del nuevo plan A. Dos años después, la renovación de la flota ascenderá al 85-90%, lo que implica grandes inversiones por parte de la empresa privada.

Algunas medidas del Plan A

Otras de las medidas será establecer límites de velocidad por la M30, la principal circunvalación de la capital española, el limite establece una velocidad no mayor a los 70 km/h para poder acceder a la ciudad, fijar zonas de cero emisiones dentro de Madrid y la prohibición de aparcamiento para vehículos sin distintivo ambiental dentro de la zona SER. Se pretende que esta serie de medidas contribuyan a la mejora de la calidad del aire y protección de la salud pública.

En materia logística se establecerá un calendario de acceso para entregas de mercancías en la ciudad. Esto implicará una nueva adaptación por parte de las empresas logísticas debido a que en la zona cero emisiones (centro de Madrid) sólo podrán circular vehículos que cumplan la normativa, caso contrario serán multados.

La empresas logísticas tiene un reto enorme contra reloj, que deberán poner en marcha para alinear sus objetivos estratégicos en función del cumplimiento del plan A, no sólo la renovación de flotas, sino los cambios internos en la organización, una mejora en la programación de sus entregas y la adaptación de todo el sistema logístico a las nuevas restricciones.