Optimización del embalaje y los costes de transporte

Embalaje para reducir los costes del transporte

Optimización del embalaje y los costes de transporte

Existen diferentes factores que permiten optimizar el embalaje para reducir los costes del transporte y la logística en general.

Alrededor del 60% de los costes asociados a la cadena de suministro corresponden del transporte, sin embargo, los costes totales pueden reducirse considerablemente con un embalaje eficiente.

La optimización del embalaje comienza mucho antes de la carga en el transporte. Se trata, en realidad, del embalaje correcto para cada tipo de mercancía.

Entre los errores más comunes en que encarece los costes totales de la cadena de suministro es el exceso de embalaje. En cambio, un embalaje correcto es suficiente, efectivo para proteger el producto y para mejorar su gestión, a la vez que resulta más rentable.

Claves para mejorar el embalaje de mercancías

Lograr que el embalaje resulte eficiente, evitando el empaquetado excesivo, además de reducir el coste del propio empaque, reduce considerablemente los residuos innecesarios y optimiza la capacidad de almacenamiento y transporte.

Entre los principales aspectos en los que puede reducirse el embalaje innecesario se destacan:

  • Elegir la paletización adecuada: Existen diferentes tipos de paletas para el embalaje de las mercancías, tanto en tamaño como en materiales (desde las más utilizadas de madera, hasta de plástico y cartón) que pueden resultar más eficientes según el tipo de mercancía.

Además, una vez ubicada la mercancía sobre el palé o pallet, se realiza una sujeción de la carga, por lo que no resulta necesario realizar otra envoltura y con ello se reduce el peso y el volumen de cada unidad de carga.

Además de ahorrar en material de embalaje, se optimiza el espacio y peso de la carga.

  • Utilizar collarines para pallets: estos instrumentos pueden resultar muy útiles cuando se trata de mercancías más frágiles, o incluso cuando la carga del pallet no está completa, dificultando su último embalaje como unidad de carga.

Además de reducir gastos en el sobreembalaje de la mercancía, estos collarines son reutilizables y muy resistentes, lo contribuye a minimizar el riesgo de roturas durante la manipulación, el transporte o el almacenamiento.

Otro coste que se reduce es el de los tiempos de carga, ya que los collarines permiten manipular con mayor facilidad las paletas con carga completa o parcial.

  • Envases reutilizables de transporte: conocidos como ERTs (o RPCs en inglés), están especialmente dedicados al transporte de productos frescos alimentarios y existen diferentes modelos para distintos tipos de productos (desde frutas y verduras hasta carnes, panificados y huevos).

Además de ser una solución amigable con el medio ambiente, circulan siguiendo estrictas normas de higiene, siguiendo procesos de lavado y desinfección antes de llegar nuevamente al productor o envasador para volver a utilizarlos.

Además de reducir costes por la reutilización, evitando su eliminación como desechos, estos envases son perfectamente apilables, tanto cargados como vacíos y se desarman para reducir al mínimo el espacio de carga y garantizar su manipulación fácil y segura.

En E.M. Transporte Europeo llevamos años trabajando en el transporte de mercancías con diversos tipos de embalaje, especializándonos en la gestión logística de productos alimentarios frescos y formando parte del ciclo inteligente de distribución con envases ERT.