Just in time y just in sequence

just in time

Just in time y just in sequence

La importancia de los tiempos en la cadena de suministro asciende a un valor sorprendente. Los tiempos marcan la pauta para que nuestros procesos productivos no se detengan, para que se minimicen las rupturas en los niveles de inventarios de nuestros almacenes, y para que nuestros clientes internos y externos estén siempre satisfechos.

“El recurso tiempo es el más importante de nuestras operaciones”

Estoy seguro que alguna vez habrás escuchado el término JIT o JIS, sigras de  Just in Time o Just in Sequence. Son términos utilizados a menudo en procesos operacionales cuya traducción literal es “Justo a Tiempo” y “Justo en Secuencia” respectivamente. Estos términos logísticos se utilizan para determinar una metodología de tiempos de entrega, a continuación te explicamos su significado.

JIT o Just In Time

El JIT o Justo a tiempo, es una filosofía industrial que busca la disminución de desperdicios en un proceso productivo, desde las compras hasta la distribución. Por ende, persigue objetivos enfocados a la calidad, la alta productividad y las buenas prácticas de manufactura.

De origen Japonés, la esencia del JIT es que los insumos llegan a la fábrica o al cliente “JUSTO A TIEMPO” antes de su utilización, y únicamente en las cantidades necesarias, de esta manera, se reduce la necesidad de uso de la bodega y el traslado posterior de los insumos hacia la fábrica, lo que demanda tiempo y otros recursos.

JIT: Tener a la mano los elementos que se necesitan, en las cantidades que se necesitan, en el momento en que se necesitan

Actualmente el JIT es una de las filosofías de trabajo en las grandes empresas automotrices, en donde los tiempos y los compromisos involucran a todos los procesos y proveedores incluyendo los operadores logísticos de transporte.

JIS o Just In Sequence

El JIS o Justo en Secuencia, es una estrategia de la gestión de inventarios que complementa al Justo a Tiempo, se utiliza directamente en las líneas de ensamblajes. Una vez que el proveedor ha entregado la materia prima, garantiza que los tiempos en los que se traslada el producto desde la recepción hasta la máquina de ensamblaje se cumplan, es decir, que la máquina tenga el producto en el momento que lo necesita y no después.

El JIS logra un acercamiento de los distintos procesos por los que atraviesa el producto, logrando de esta manera sinergia de procesos. Todo esto con el objetivo de mejorar el flujo de las mercancías dentro de la fábrica y optimización de los tiempos en la cadena de suministro.

 

Tanto el JIT como el JIS son métodos importantes de mejoramiento continuo de los procesos y trabajan de manera armoniosa en busca de una manufactura cada día más Lean.