Contaminación cruzada

contaminación cruzada

Contaminación cruzada

En el mundo de las operaciones, cuando se manejan cargas de distintas naturalezas, hay que prestar atención al almacenamiento de las mismas. Una mala planificación de los espacios dentro del almacén o equipos de transporte pueden ocasionar una contaminación cruzada de las mercancías. En este artículo te informaremos acerca de este fenómeno que puede ocasionar pérdidas de lotes completos de productos, y  al que debemos prestar mucha atención durante el proceso de almacenamiento y distribución.

La contaminación cruzada es el proceso mediante al cual un alérgeno o agente contaminante entra en contacto con productos en buen estado, debido a malas prácticas de almacenamiento dentro de los depósitos o bien malas prácticas de manufactura.

Los casos en los que generalmente suceden este tipo de contaminación es cuando se manejan alimentos. Los productos alimenticios deben cumplir normas de calidad e inocuidad alimentaria, es decir, garantizar que los productos no causarán daño al consumidor una vez se ingieran. Las fábricas o plantas procesadoras de alimentos  aseguran en cada parte del proceso de fabricación y envase un adecuado control sobre sus productos, mediante PCC o mejor conocidos como Puntos Críticos de Control, de esta manera y a través de una adecuada supervisión se logra el aseguramiento de la calidad e inocuidad de los alimentos.

Tipos de Contaminación Cruzada

Contaminación Directa:

Sucede cuando el agente alérgeno entra en contacto directo con el producto. Por ejemplo, si realizamos la limpieza de un equipo de transporte con desinfectante que contiene alto contenido de fragancia y acto seguido introducimos vegetales para su traslado, se corre un alto riesgo de que los vegetales adquieran el olor del desinfectante. Dada la naturaleza de los alimentos muchos de ellos pueden absorber humedad y aromas del ambiente.

Otro ejemplo sucede cuando la plataforma donde se colocan los productos no ha sido previamente limpiada y desinfectada. Supongamos que se utiliza un equipo de transporte para entregar carnes, aunque probablemente esta haya sido envasada, pueden existir fallas en los materiales de embalaje ocasionando que se derrame sangre sobre las plataformas de transporte. Finalizamos la entrega y luego debemos entregar una orden de pan, el envoltorio por lo general de este tipo de productos es papel y si se coloca sobre una plataforma donde previamente se derramó la sangre, esta se absorberá de inmediato contaminando el producto.

Otro caso puntual, sucede por una mala manipulación del producto por parte de los operadores de transporte o personal del almacén, debido a una carente higiene personal, lavado adecuado de manos o procesos de desinfección establecidos como procedimientos de control.

Contaminación Indirecta 

Una vez que los productos salen de la planta y siguen su camino ya sea al proceso de almacenaje o bien a su distribución, se debe prestar especial cuidado a su sitio de almacenamiento. Existen alérgenos que pueden ocasionar el daño del producto incluso cuando se encuentra envasado. Un ejemplo de este tipo de contaminación sucede cuando colocamos leche en cajas de cartón cerca de productos como detergentes o limpiadores, después de un determinado tiempo la leche adquiere un sabor parecido al del detergente, aunque el producto no haya entrado en contacto directo con el alérgeno o elemento contaminante, la leche adquiere sus características.

Este tipo de situaciones a menudo sucede dentro de equipos de transporte pequeños, cuando se debe transportar varios tipos de mercancía o incluso cuando el producto se guarda dentro del almacén cerda de productos de limpieza.

La contaminación cruzada se deben prevenir utilizando controles de higiene dentro del almacén y equipos de transporte, así como a través de un adecuado plan de almacenamiento de productos de acuerdo a la naturaleza de la mercancía.