5 claves para elegir un socio estratégico de transporte

claves para elegir un socio estratégico de transporte

5 claves para elegir un socio estratégico de transporte

Transportar mercancías por carretera tiene un gran peso en las operaciones y la rentabilidad de su empresa. Encuentre las 5 claves para elegir un socio estratégico de transporte.

Ante una oferta cada día mayor, buscar un socio de transporte que, además, resulte estratégico y con la capacidad para acompañar el crecimiento del negocio, puede ser una tarea compleja.

En el transporte de mercancías por carretera existen una cantidad de factores que determinan cuál empresa de logística y transporte puede resultar un socio estratégico para mejorar las transacciones.

Para facilitar la toma de decisiones, existen 5 factores clave que deben considerarse, básicamente, en virtud del tipo de mercancía, de ruta y de alcance.

1. Capacidad para realizar una ruta específica

Aunque es posible realizar ajustes en las rutas, las empresas dedicadas al transporte ya tienen el alcance de sus operaciones definido. Junto con la capacidad de flota, este es un factor determinante los costes y las frecuencias de servicio.

Con ello, también será necesario considerar las restricciones de tráfico para determinadas mercancías y para determinados portes en áreas, días y horarios específicos. Esto impactará en el cumplimento de las entregas.

Por otra parte, y no menos importante, el alcance de las operaciones que la empresa puede efectivamente realizar tanto a nivel nacional como internacional. Las operaciones de nivel internacional exigen el cumplimiento de una serie de regulaciones particulares.

2. Autorización para determinados tipos de mercancías

Cada tipo de mercancías tiene sus particularidades y los servicios de transporte necesitan autorizaciones específicas para algunas de ellas.

Los alimentos, los productos farmacéuticos, las mercancías peligrosas, entre otras, tienen a su vez diferentes clases y los servicios de transporte requieren autorizaciones específicas para cada clase, así como incluso la capacidad para darles un tratamiento específico.

3. Flota de vehículos adecuados

En conjunto con lo anterior, algunas clases de mercancía requieren de un tipo de vehículo específico –y autorizado- para el transporte, así como para su almacenamiento y gestión.

Las empresas de transporte someten su flota a inspecciones para cumplir con los requerimientos técnicos que los habilitan para el transporte de mercancías determinadas.

4. Personal formado para cada tarea

El transporte de mercancías es una profesión exigente, tanto el personal operativo de planta o almacén como el conductor atraviesan procesos de formación para cumplir con la normativa vigente, así como para gestionar adecuadamente los servicios de transporte y la prevención de riesgos en el sector.

5. El precio del trayecto

Los costes del traslado de mercancías tienen un gran impacto en la rentabilidad de la empresa, por ello es sumamente importante examinar cada concepto de las tarifas contempladas en un servicio.

En el coste del transporte no sólo influyen los trayectos sino el tipo de servicio: a carga completa o grupaje, puerta a puerta o multimodal, las tarifas varían ampliamente y será necesario conocer estos detalles para determinar cuál es la alternativa que mejor se ajusta a la estrategia de negocio.

A la hora de seleccionar un proveedor de transporte, no se trata solamente de precio y rapidez. El cumplimiento de las normativas y la capacidad para responder con flexibilidad a la demanda de servicios, resulta indispensable.