3 enfoques para introducir mejoras en la cadena de suministro

Introducir mejoras en la cadena de suministro

3 enfoques para introducir mejoras en la cadena de suministro

Introducir mejoras en la cadena de suministro puede resultar un desafío complejo, sin embargo, puede simplificarse el cambio a partir de tres enfoques precisos.

Una visión amplia de la cadena de suministro sitúa al transporte como un proceso clave con fuerte impacto en el seguimiento de la estrategia de producción y comercialización.

Al mismo tiempo que alcanzar los objetivos, las estrategias para implementar cambios en la cadena de suministro se establecen como generadores de impulso y crecimiento.

Para un avance sólido en la elaboración de medidas para transformar la eficiencia, pueden plantearse tres enfoques:

Fomentar el desarrollo de gestión

Aun cuando el tiempo y los recursos son limitados, es importante plantear las verdaderas necesidades para mejorar la gestión.

Entre las ventajas de las tecnologías actuales se destacan la flexibilidad y escalabilidad, permitiendo la optimización de los procesos en el largo plazo.

La automatización de fases clave, así como la utilización de embalajes más eficientes y los montacargas autónomos, permite aumentar la capacidad de almacenamiento y preparación de pedidos, contribuyendo a una manipulación más segura y a mejorar los tiempos de distribución.

Pequeños pasos hasta lograr un modo sostenible

Un enfoque sistemático junto con la participación de una gran cantidad de actores involucrados resulta indispensable para lograr cambios positivos.

La colaboración puede ayudar a encontrar soluciones efectivas y el escalamiento de las innovaciones en los procesos clave puede impulsar cambios hacia el crecimiento compartido.

Una estrategia que involucre al operador logístico puede resultar en cambios simples, como el embalaje, pero significativamente importantes para las operaciones con potencial de expansión.

Implementar soluciones luego de precisar los problemas

Cuando se trata de cambios, a menudo se empieza por poner en marcha soluciones sin conocer la raíz de los problemas.

La logística es, en realidad, una creación específica para las características y requerimientos del negocio, y es por ello que las soluciones en sí mismas no son necesariamente replicables.

Realizar una consistente evaluación de los procesos, y contar con los aportes de la mayor cantidad de involucrados, permite conocer las situaciones que hace falta mejorar y cuáles serían las posibles soluciones.

Como operador logístico especialista en transporte, EMTE ofrece asesoramiento para abordar los diferentes enfoques a partir de los cuales implementar soluciones para optimizar la cadena de suministro.